NEWS Termotecnica Pericoli NEWS

La importancia de la ventilación en invernaderos: las ventajas de la circulación del aire en climas calientes

14/07/2017

La salud de las plantas bajo protección  depende de un conjunto complejo de condiciones de microclima.  Los sistemas de ventilación en invernaderos juegan un papel clave en este mecanismo con varios beneficios que se obtienen de él.

El principal propósito del Sistema de ventilación en el invernadero durante el verano – o en climas calientes en general – es para evitar que la temperatura del aire dentro del invernadero se eleve demasiado por encima de la temperatura exterior (que comúnmente se conoce como “efecto Invernadero”). Puede ser causado por la gran influencia de la radiación solar a través del material de acristalamiento.

El Sistema de ventilación puede mover eficazmente el aire directamente a través del cultivo y sobre el suelo para evitar acumulaciones excesivas de temperatura alrededor de la planta y eliminar el calor superior.  

Miremos  juntos los problemas comunes en un invernadero sin una circulación de aire adecuada:

El factor principal es sin duda la estratificación del aire dentro del invernadero. Todo el mundo sabe que el aire caliente sube hacia arriba, pero con un desplazamiento eficiente del aire no debería haber más de 2° F de diferencia en todo el entorno dando como resultado un impacto grande y positivo sobre la morfología, la fisiología y la reproducción de las plantas.

Los niveles de humedad en los invernaderos son tan importantes como los niveles de temperatura y el problema relacionado con la alta tasa de humedad son bien conocidos: problemas de hongos, alta incidencia de Botrytis (Moho gris) y el agua que gotea desde el techo y la pared. La circulación de aire remueve la humedad de la copa de la planta, lo que resulta en un microclima más seco.

La condensación es otro ambiente ideal para organismos de enfermedad. El enfriamiento por radiación en las noches claras harán enfriar las hojas de las plantas varios grados por debajo de la temperatura del aire pero gracias a la ventilación esta diferencia se reducirá.
De lo contrario,  en las horas del día, la fotosíntesis agota el dióxido de carbono  que se encuentra en la capa límite de aire al lado de la hoja. El aire en movimiento reemplazará este aire empobrecido con uno Nuevo que tiene contenido de dióxido de carbono superior.

Para superar todos estos problemas, el Grupo Pericoli propone sus circuladores de aire ACF: tamaño pequeño (disponible en 18”, 21” y 26”)  con un excelente redimiento.
Producido con materiales muy resistentes, se ha diseñado con el fin de garantizar una alta eficiencia energética  y una excelente versatilidad.